18-23 OCT   A CORUÑA

David Catá

Viveiro (Lugo) 1988

David Catá + Adrián Felípez

David Catá:

Artista contemporáneo que trabaja entre Galicia y Madrid. Compaginó sus estudios de acordeón en el conservatorio profesional de música con el Grado en Bellas Artes (2010) por la Universidad de Vigo. Posteriormente, continuó sus estudios artísticos en Madrid cursando el máster “Concepto y Creación” en el Centro Internacional de Fotografía y Cine, EFTI (2011), obteniendo el premio a primero de su promoción. Su trabajo puede considerarse multidisciplinar, desde el empleo de la fotografía, la videocreación, la pintura y la música. Compone piezas musicales inspiradas en sus proyectos plásticos, dotándolos así de banda sonora propia. Lo efímero de la vida, la huella física e inmaterial, el dolor emocional… están estrechamente ligados a su trayectoria artística. Su obra ha sido expuesta en diferentes países y posee reconocimiento internacional como artista seleccionado en diferentes concursos y exposiciones de Camboya, México, Perú, Chile, Brasil, Alemania, Estados Unidos, Portugal, España.

Adrián Felipez

El Chef que no deja de evolucionar con curiosidad, disciplina e ingenio, manteniéndose fiel a su esencia.

Con una extensa y brillante trayectoria a sus espaldas, formado en C.I.F.P. Compostela, ha ido moldeando y definiendo su estilo junto a Albert Sastregener, Roberto Ruiz y los hermanos Roca.

A lo largo de sus quince años de profesión ha dado vida a dos restaurantes propios con personalidades muy dispares, los cuales reflejan su pasión y exquisitez por la cocina como modo de vida. Muestra de ello son las numerosas distinciones y premios que ha recibido, como Los Galardones Q o el reconocimiento BibGourmand de guía Michelin.

Tomó las riendas de “Miga» con una carta basada en ingredientes de proximidad y temporada, aderezados con creatividad, delicadeza, inconformismo e innovación y, éste restaurante se afianzó alcanzando reconocimientos como “Galicia Calidade» y “BibGourmand «, que avalan su esfuerzo y la satisfacción de sus clientes, a los que les sobran motivos para sentarse de nuevo a su mesa.