Sophio Medoidze

txt

¿Cómo se mira desde dentro y desde fuera a la vez? ¿Cómo se construye un discurso fílmico democrático, que juegue a dar y a recibir, que sea autoconsciente, sugestivo, profundo y a la vez literal? Podríamos imaginarnos la obra de Sophio Medoidze como una sala de espejos, o como un tejido deshilachado. En sus piezas hay algo que se escapa, un momento en el que el entendimiento rebota contra el código de la imagen, lo roza, para entenderlo de soslayo, en una reconstrucción intuitiva de lo que sucede. Mantenemos el equilibrio de forma precaria, imbuidos en la inseguridad del que no entiende del todo, pero también en su privilegio, accediendo así a un lugar de confluencia, de intersección de diferentes discursos a veces antagónicos, a veces complementarios o paralelos. 

La obra de Sophio pesa, porque está cargada: de historia, de cambio, de incomodidad, de lengua. Está cargada de piezas que encajan y de piezas que no encajan, de paisaje, de memoria y de relatos (pero relatos pequeños, no grandes). Sophio sabotea sus propias certezas y las nuestras, su mirada y su poder, y los nuestros, y los de otras. Cuerpo a cuerpo, baila alrededor de la otredad sin ser realmente otra, sin dejar que exista totalmente una otra. 

En el foco a Sophio Medoidze nos asomamos tímidamente a ese complejo y sombrío paisaje, lleno de lejanías y cercanías, que conforma la mirada de esta artista criada en Georgia. Este paisaje es recorrido de un cuerpo a otro, en el suelo, y sin embargo inestable como un sueño, sospechoso como un rapto. Se trata de generar una rapsodia de caminos hablando y escuchando, lanzar una pregunta, generar un discurso, construir sobre la memoria y socavar lo aprendido, para intentar entender la violencia, para levantar sospechas sobre las dinámicas de construcción de lo cotidiano, de crecimiento y de cambio, y evidenciar la fragilidad de la línea que separa lo real de lo ficticio. Al final, apenas nos hacemos una idea de lo mucho que se pierde en el trasiego del lenguaje, y lo mucho que se gana al reconocerse una y otra vez en el espacio, en la piel y en la mirada de las otras.

 

Texto curatorial (por Lara Castro Lema)

Sophio Medoidze

El foco a Sophio Medoidze, comisariado por el británico Adam Pugh, nos transporta en un viaje sorprendente, precario e irónico, cargado de humor, de crítica y de historia, a través del imaginario de la artista, que bebe de una Georgia compleja y llena de contradicciones

Miércoles 27 oct | 16:30 – 18:00h

Fundación Luís Seoane

Con el apoyo de: